Sepiensa.net
Sociedad y Adulto Mayor: Condiciones Actuales de Desarrollo   Imprimir  E-Mail 
escrito por Diego Padilla Zelada   evaluación de los lectores:starstarstarstarstar / 40
Malo Bueno
Friday, 07 de October de 2005

ImageEl artículo trata acerca de un grupo social muy importante en los últimos tiempos, es el de los Adultos Mayores y de cómo ellos se insertan en la sociedad contemporánea, junto con las limitaciones y oportunidades que experimentan dentro de la comunidad; el trabajo se divide en cuatro segmentos, cada uno con temática en particular. El primero versa sobre la percepción que la sociedad tiene con respecto a este grupo etario, el segundo nos habla del contexto social de ellos en la actualidad desde distintas ópticas, luego proseguimos con una serie de elementos concretos que deben existir para que los Adultos Mayores se integren y participen en la sociedad y/o comunidad. Finalmente llegamos a los diversos prejuicios y errores que les afectan al tener un rango social y de edad que no es bien considerado o comprendido por toda población.

 

Por tal motivo es fundamental generar conocimientos e investigaciones al respecto, con el fin de que los Adultos Mayores se integren, participen y se desarrollen adecuadamente en la sociedad, a través de lo cual se van a lograr una serie de avances sociales y científicos de gran importancia, al conocer mejor la realidad social de este grupo por el rol que ellos logran al posicionarse cada vez más  en la sociedad.

 

Introducción

El presente trabajo tiene por objeto dar a conocer la situación de los Adultos Mayores en la sociedad, estos experimentan una serie de cambios, vivencias y experiencias, que los hace ser un grupo particular  en la sociedad contemporánea.

 

Por otra parte se dan una serie de criterios específicos para conocer, comprender y ayudar a ellos, porque es fundamental que se sientan integrados a su realidad, como también que se le conozca mejorando así la relación dentro de la sociedad al ser una problemática social de gran importancia tanto en Chile como en el resto del mundo.

 

En fin, los Adultos Mayores son un porcentaje importante a nivel social y cultural el que ha ido en aumentando, llegando a 1.154.934 habitantes de los cuales 482.053 corresponden a hombres y 672.881 a mujeres, en el año 2000 según las cifras que maneja el I.N.E  para lo que es necesario conocer mejor su realidad y problemas y mediante este informe se quiere lograr o colaborar para que así sea; esto último con el objetivo de que ellos sean reconocidos y valorados completamente en la actualidad nacional y sean vistos como un contingente de personas que sobran y/o molestan. Claro está que  no es así por la participación social que ellos han logrado y ganado en la actualidad a través de distintas instancias como lo es el Parlamento del Adulto Mayor de la Provincia de Concepción que desde 1995 a funcionado con buenos resultados y es una acción a imitar por otras zonas de la nación.

 

La Sociedad y el Adulto Mayor

 

Al comenzar el siglo XXI el numero de habitantes nacionales llega a los 15 millones, quintuplicando la población de 1900 y en donde hay una notable disminución de las tasas de natalidad y mortalidad, dando como resultado un acelerado envejecimiento de la población. Lo antes dicho es un fenómeno normal de transición en las naciones que están en vías de desarrollo  o en subdesarrollo; esto confirma certeramente la tendencia al envejecimiento de la población ya que en 1950 la edad media era de 26 años con un 18.7% de mayores de 60 años por cada cien menores de 15 años y al comenzar el año 2000 hay un promedio de edad de 31 años, con un 35.8% de Adultos Mayores por cada cien menores.

 

Por lo tanto vemos que para el 2025 las cifras o índices se estrechan al esperarse un 82.2% de mayores de 60 años por cada cien menores de 15 años, en donde el promedio de edad para entonces se estima en 36 años; dicha situación es relevante para comprender y enfrentar los desafíos que vienen en las distintas áreas sociales tales como la economía, salud, seguridad social, entre otras. Esto da como resultado la elaboración de una política para el Adulto Mayor a nivel nacional, por lo importante que este segmento de la población es lo cual produce que la seguridad social tenga un gran desafío por el creciente aumento del número de jubilados y de Adultos Mayores en la sociedad; dadas las múltiples prestaciones que ella da a este grupo social, vía A.F.P, Cajas de Compensación, I.N.P. etc. para poder desarrollar sus actividades.

 

La vejez es vista generalmente como un período de declive físico y mental, a las personas se les califica como “viejas” al ser percibidas de manera estereotipada y considerando que ellas sufren de enfermedades, soledad, tristeza, abandono, etc. ; las propias personas ancianas o Adultos Mayores participan y aceptan dichas creencias mas su autopercepción va cambiando paulatinamente al considerar que las otras personas son las viejas y no ellas, rechazando el calificativo de viejos para sí. Esto sucede al haber asimilado que las personas ancianas son decadentes en lo económico, y en lo social; lo anterior se produce por los cánones impuestos por la sociedad actual con respecto a la belleza, juventud, productividad, y consumo y en donde los individuos diferentes no tiene una cabida en esta sociedad competitiva. Por dicho motivo algunos Adultos Mayores tienden a identificarse con el rol que la sociedad le asigna y/o impone en esta etapa de su vida con el objeto de ser aceptados e integrados socialmente.

 

Percepción de la ancianidad.

 

Bien sabemos que la vejez es resultados de un proceso biológico, también es una construcción cultural; Simone de Beauvoir señala lo siguiente:

 

“Ante la imagen que los viejos nos proponen de nuestro futuro, somos incrédulos; una voz en nosotros  absurda nos murmura que nos ocurrirá, antes de que nos caiga encima, la vejez es algo que concierne a los demás. Así se puede comprender que la sociedad logre disuadirnos de ver  en los viejos a nuestros semejantes.

No sigamos trampeando, en el futuro que no aguarda está la cuestión, el sentido de nuestra vida; no sabemos quienes somos si ignoramos quienes seremos, reconozcámonos en ese viejo, en esa vieja. Así tiene que ser si queremos asumir en su totalidad nuestra condición humana”. [1]

 

Todas las sociedades han tenido y tiene viejos y viejas, pero la edad que marca el paso de la edad adulta a la ancianidad es variable, la institución de la jubilación y su extensión en las sociedades industrializadas ayuda a definir el umbral de la vejez; este coincide con la edad de la  jubilación y a partir de los 65 años de edad es donde los Adultos Mayores se encuentran con la sorpresa de no ser productivos y que son definidos como viejos por la sociedad.

 

Los Adultos Mayores siguen autopercibiendose de tal manera durante muchos años, experimentando variaciones de distinto tipo en especial en lo físico, pero no significa que en otros aspectos estén incapacitados para ejercer diferentes roles a  nivel sociocultural. Los Adultos Mayores se saben viejos / viejas a través de los otros/otras, mas no se identifican con esos rasgos negativos al ser ellos distintos y al no ser así al no  experimentar cambios tan bruscos y/o notorios en su vida.

 

Los Adultos Mayores desarrollan una serie de mecanismos mentales, que les ayudan a defenderse de los acontecimientos traumáticos y acaban viendo a la vejez como algo que les sucede a las personas que se vuelven viejas; esto sucede ya que en la actualidad la percepción tanto de los viejos como de la vejez es rígida, estereotipada sesgada, negativa e incluso despectiva, por lo que hay que cambiar dicha visión concretamente con el fin de terminar de una vez por todas con esta situación; todo esto se refleja en la frase siguiente: “las cosas son peores para mí conforme envejezco”, la cual hay que analizarla y adecuarla al contexto sociocultural de los Adultos Mayores.

 

Tercera edad y sociedad.

 

Si bien los Adultos Mayores se han conformado en un segmento poblacional en aumento e importante en los últimos años, hay que tener en cuenta la realidad sociocultural y psicológica de este grupo; hay que construir y terminar con los mitos existentes, para lo cual se plantean seis hipótesis que se discuten con los propios Adultos Mayores, ellas son:

1) La soledad es un problema fundamental de la vejez.

2) Las personas ancianas y/o Adultos Mayores sufren de abandono familiar.

3) Se produce un desarraigo del mundo tras la jubilación.

4) La jubilación resulta difícil de aceptar para los Adultos Mayores.

5) La enfermedad es un correlato penoso de la vejez.

6) El destino de la mujer anciana o Adulta Mayor es diferente en comparación al del hombre.

7) El carácter “benefactor” del Estado con relación a los Adultos Mayores.

 

Todas las hipótesis expresadas tiene un gran valor, ya que al comprobarlas en la realidad ellas varían al ser asumidas de diferentes maneras por la propia realidad de cada uno de los Adultos Mayores generando un beneficio o desencadenando una situación nefasta en su vida cotidiana.

 

Las personas adultas consideran a la vejez triste al asociarla con la muerte, debido a que la muerte es connatural a la vida y es una situación que tarde o temprano llega a todos los individuos. El ser humano va superando las distintas etapas de tal forma que logra esquivarla, mas los Adultos Mayores enfrentan la situación con serenidad y no piensan en la muerte tanto como se cree; porque ellos enfrentan determinadas circunstancias de la vida más amenazadoras que la propia muerte.

 

Todo esto conduce a ver a los Adultos Mayores y a la vejez de la forma que sigue, al considerar que ellos son un grupo social que más que aportar a la realidad social molesta, lo cual hay que cambiar y revertir de tal forma para no caer en dichos errores. Ellos son:

 

  • El problema de la vejez es su mala imagen; eso lleva a contemplarla con temor y aversión.
  • La sociedad no es el principal problema de la vejez, pero en general las personas ancianas experimentan, sufren mayor detrenimiento que las demás en su condición y/o bienestar, tanto por sus causas directas  como por sus consecuencias.
  • La salud se deteriora con la edad, pero el problema es más de Salud Pública, dado el creciente volumen de personas ancianas más que otro segmento poblacional.
  • Las personas ancianas que sufren problemas graves de salud constituyen cada vez un volumen más importante; las posibilidades individuales de llegar a más anciano/a con mejor nivel de salud son mayores y las personas gravemente afectadas son minorías en relación al total de la población.
  • El problema económico no es tampoco el principal, ya que las personas que experimentan pobreza, su grado de bienestar es notablemente inferior a los demás.
  • Los Adultos Mayores viven estrechamente relacionados con sus familiares manteniéndose vinculados a la sociedad, aunque perciben que son apartados de ella.
  • Tanto la salud como la pobreza están vinculadas en ocasiones a la sociedad, por lo tanto hay que mejorar en pensiones, evitar la soledad, etc. logrando incrementar el bienestar de las personas ancianas, de la tercera edad y/o Adultos Mayores.

 

Otro de los fenómenos que afectan a los Adultos Mayores se puede dividir en dos elementos, los cuales son de gran utilidad para comprender y tratar con ellos al tenerlos presentes al momento de relacionarse con una persona que cursa por este período; estos son:

 

A)   Disminución de la amplitud de percepción sensorial:

 

Lentamente se genera una limitación del campo de estimulación, se dejan de percibir las impresiones correspondientes  a las zonas extremas del sonido y de la visión. Los sonidos más graves y más agudos, los objetos más distantes y cercanos van  tornándose borrosos e imperceptibles; esto desemboca en una cierta dureza de oído y un progresivo cansancio visual.

 

B)   Lentitud en los procesos configurativos, asociativos y reactivos:

 

La velocidad del impulso nervioso disminuye con la edad y hace la atención más lenta, como también los movimientos y respuestas verbales; por esto los Adultos Mayores muchas veces prefieren callarse ante las señales de impaciencia de los jóvenes.

 

C)  Concentración de los intereses, egocentrismo afectivo y mayor vulnerabilidad emocional:

 

Por esto vemos como muchos datos se escapan de los Adultos Mayores por todo lo anterior afectando a cualquier aprendizaje y progresivamente se renuncia a seguir atentos a los acontecimientos, produciendo  que se limiten sus intereses re adecuando sus hábitos y proponiendo tocar o hablar siempre los mismos temas.

 

El Contexto Social del Adulto Mayor en Chile

 

La población chilena como se manifestó anteriormente esta envejeciendo implicando más riesgos que beneficios en lo social, porque el segmento que va a aumentar más en las próximas décadas es el de la tercera edad; en la actualidad la tasa de crecimiento anual es de 1.4 habitantes por cada cien con una proyección para el 2020 por debajo de dicho punto. Las pirámides poblacionales del Chile de hoy están deformadas lo cual es un signo de alerta, hay 1.500.000 de Adultos Mayores y en veinte años pueden ser 3.000.000 para lo cual los presupuestos de la nación no están preparados. Los últimos resultados obtenidos de la encuesta SABE de la Organización Panamericana de la Salud realizada en la Capital durante el año 2000/2001, dan a conocer que un 68.4% de Adultos Mayores encuestados expresan vivir con ingresos insuficientes o deficitarios, lo cual un referente para el resto del país con el fin de ver cada una de las realidades regionales. En la actualidad el 73% de los Adultos Mayores es autovalente, mas solo el 38% trabaja, según los últimos datos del I.N.E. para el año 2002.

 

El envejecimiento es un fenómeno o problema mundial cuyas consecuencias hay que analizarlas y tratarlas a partir de la situación económica, social y cultural en particular de cada país, mas en Chile el tratamiento de ella es poco al no existir una consciencia real del problema por parte de toda la sociedad actual, como también por la falta de políticas sociales que traten el tema abarcando lo multidisciplinario en todo sentido.

 

En el Chile de 1930 la esperanza de vida era de 45 años y en actualidad vemos que es de 80 años  para las mujeres y de 75 años  para los hombres, esto deriva en que las mujeres de 60 años esperan vivir en promedio 20 años más en comparación a sus contrarios; dichos años son vistos como algo negativo al tener una visión de la vejez basada en los abuelos o familiar que llegó a ella de manera decrépita, mas en la actualidad la mayoría de la población esta llegando a mejores condiciones a edades avanzadas. Solamente un 3% a 5% de los Adultos Mayores están  postrados o son completamente dependientes; según el Geriatra chileno Pedro Paulo Marín “ hoy en día el gran énfasis de la Geriatría, más que aumentar la sobrevida del ser humano que se estima alrededor de 120 años, está en recalcar que se envejece como se ha vivido: hay una responsabilidad personal, que va a incidir en la calidad de nuestros años de vejez”. [2]

 

Se sabe que el 79.5% de los mayores de 60 años consume siete o más medicamentos por día lo que es bastante grave y preocupante a la vez, no quiere decir que los remedios sean malos o buenos sino que  hay un problema de dosis e interacción; esto es debido a que los Adultos Mayores tiene más posibilidades que los jóvenes de desarrollar condiciones adversas a los fármacos. Muchos de los éxitos en el tratamiento de las personas mayores se vinculan con la situación de reducir fármacos en donde la Geriatría tiene ya experiencia. [3]

 

Al comparar a Chile junto con América Latina en relación a la realidad europea, vemos que la situación de los países desarrollados es bastante distinta ya que la tercera edad y/o Adultos Mayores es aprovechada, teniendo un rol social activo. En Chile dicho segmento por muchos es visto como una carga y molestia,  lo cual ha ido cambiando paulatinamente por las iniciativas como lo son algunas políticas gubernamentales y en especial con el Parlamento del Adulto Mayor, tanto a nivel provincial como nacional con  buenos resultados.

 

A pesar de lo antes mencionado los ancianos y/o Adultos Mayores son vistos peyorativamente,  por la imagen deteriorada que de ellos se tiene y en donde el envejecimiento de la población chilena aumenta aceleradamente, por lo que es necesario un cambio sociocultural tanto de las personas como de las autoridades; esto con el fin de revertir dicha cuestión. Esto al compararlo con Europa dista bastante, debido a que el fenómeno en sí lleva unos veinte años y en donde la gran diferencia es que allá la tercera edad es vista de otra forma, de tal manera que logra una mejor calidad de vida en todo ámbito de su desarrollo.

 

Las políticas sociales en Chile siempre han estado orientadas hacia la infancia con un énfasis en la atención de salud, pero esto debe cambiar y lo esta haciendo al concentrar esfuerzos en la tercera edad, ya que a mayor edad aumentan los gastos derivados de enfermedades crónicas que habitualmente son muy costosas. El problema es de tal magnitud, que si bien para  algunos se deben potenciar la atención en salud y la seguridad social para el Adulto Mayor y/o tercera edad, otros consideran que se podrían redestinar recursos liberados en el sector educacional al existir un menor porcentaje de estudiantes; esto nos lleva a un nuevo problema y a un debate nacional de gran magnitud.

 

A la vez hay que incentivar a la gente para que cotice en forma regular en su etapa productiva en los organismos ya nombrados, debido que a través de ello se prepara una vejez tranquila desde el punto de vista económico; por otro lado hay que aumentar el promedio de la edad, junto con la extensión de la edad productiva a nivel sociolaboral. Esto se contrapone con la situación actual en donde los individuos mayores de cuarenta años tiene dificultad para emplearse; aquí es fundamental el trabajo de los Adultos Mayores al trabajar con el objetivo de mejorar la inserción de las personas en lo laboral,  como también crear iniciativas para que Adulto Mayor participe activamente en la sociedad mejorando su rol y calidad de vida en todo sentido.

 

Todo lo manifestado anteriormente nos lleva a referirnos al concepto de Adulto Mayor más concretamente, para una mejor comprensión del tema y de la situación de la población; es difícil hablar de edades porque hay una gran variabilidad de personas que se encuentran en dicha categoría, no existiendo un criterio definitivo para ellos. Hay “jóvenes viejos” y “viejos jóvenes”, representando esto las etapas del adulto medio y del adulto tardío, con límites bien difusos dependiendo de las características de cada persona por lo heterogéneo de ellas, sumado a lo social, cultural, salud, etc. que generan que el concepto de Adulto Mayor sea aplicado de variadas formas. Esto lleva a configurar y considerar el Adulto Mayor como la persona de más de 50 años, debido a que las personas empiezan a preocuparse de salud antes lo que trae como consecuencia una vejez mejor en calidad y cantidad. A la vez hay que tomar en cuenta los estigmas sociales que este concepto de Adulto Mayor trae consigo en Chile al ser considerados desde lo social, cultural y laboral principalmente, en donde no hay que homogeneizar a todos los Adultos Mayores para no contribuir a una visión negativa de ellos y de su rol en la sociedad.

 

El Adulto Mayor y la vida cotidiana.

 

Esta fase de la vida es realmente importante para el desarrollo personal, dado que  cada nueva adquisición significa una nueva organización del mundo propio interno; el Adulto Mayor sufre del mismo modo que los niños cambios continuos y previsibles unidos a períodos de crisis, de gran estabilidad y equilibrio interior. Las crisis están generadas por la capacidad de mirar la vida hacia atrás enjuiciándola y valorándola de distinta forma, esto conduce a redefinir el estilo de vida el cual en ocasiones no concuerda con el de la pareja y ala vez no es tolerado y/o comprendido tanto por ella como por los demás componentes de la familia.

 

Otra situación que afecta a los Adultos Mayores es el “nido vacío” [4] , con la partida de los del hogar paterno de los hijos lo cual exige un reencuentro con la pareja, en un momento de desarrollo personal muchas veces diferente generando una crisis entre ambos unido a situaciones con los hijos adolescentes o situaciones no resueltas con hijos adultos, con la familia, etc. desencadenando otra crisis o conflicto. La crisis se caracteriza por el elevado potencial de energía a favor del cambio enfrentando al Adulto Mayor a dos caminos:

 

1) La resolución integradora de la crisis, el fortalecimiento y el progreso.

2) El fracaso en la resolución del momento que lleva a  la regresión, al aislamiento, a sentimientos depresivos que empobrecen y limitan el desarrollo personal y social.

 

La manera en que el Adulto Mayor enfrente este momento de su vida, depende tanto de los interno, del nivel de madurez que alcanza en el desarrollo personal unido a los vínculos afectivos que ha sido capaz de conformar en la familia, trabajo y en la comunidad tanto religiosa, social, política u otras. Dentro de la crisis se distingue la de tipo externa constituida por el ambiente social y físico en donde el Adulto Mayor se mueve, vive, con los recursos con que cuenta, la posibilidad de entrega ya sea en un trabajo remunerado como también en una actividad de servicio, la que reporta enormes beneficios personales y colectivos, a pesar de que sea de tipo gratuito o por solo hecho de ayudar a los demás.

 

Si bien la tercera edad y/o el período de adultez mayor muchas veces se relaciona con las perdidas a nivel físico, intelectual, social y emocional entre otras hay que focalizarse en los logros y adquisiciones que están presentes en esta edad; ellos permiten generar y mantener un dialogo intergeneracional de carácter dinámico, enriquecedor y creativo a la vez estableciendo un logro real a través de una nueva madurez característica del Adulto Mayor; por lo cual consiguen tener una valorización distinta tanto de hechos, personas y de las relaciones sociales. Por todo esto aumentan su capacidad y percepción psicosocial y cultural al vincularse a diferentes  grupos de edades

 

El beneficio de la nueva madurez implica es la adquisición de un autoconcepto realista y estable unida a la consciencia de las propias capacidades y limitaciones, el Adulto Mayor se asume  a sí mismo lo que le permite lograr un equilibrio entre las necesidades de dependencia e independencia, posibilitándoles asumir la dependencia en ciertos aspectos de otras personas significativas para ella, pero manteniendo la autonomía personal. De esta manera va aumentando la dependencia física y la necesidad de compañía y a la vez se logra independencia del medio y de la cultura, del halago y de la crítica.

 

Otro efecto positivo de la madurez es mantener y valorar las relaciones de intimidad que se logran establecer durante el transcurso de la vida, a partir de una actitud confiada y autentica; esto lleva a integrar nuevas relacione, armar nuevos lazos y el desempeño de variados roles como el de suegro, abuelo, consuegro, etc. en forma sana y clara. Los Adultos Mayores entablan el equilibrio entre el dar y el recibir, logrando la plenitud en este período, fomentando una actitud más abierta y tolerante frente al otro con una mejor disposición al acuerdo; esto es fundamental en el caso de l parlamento Provincial del Adulto Mayor al lograr una real participación entre sus pares y con los organismos públicos por lo beneficioso que esto resulta.

 

Los Adultos Mayores tiene que ser capaces de lograr y/o tener cierta libertad a través de la cual se guían por sus propios valores y formas de pensar, por esto mantiene una opinión y actitud independiente al tomar todo tipo de decisiones, incluso las más desagradables siempre que estas sean favorables para sí o para los demás. Todo esto permite llegara a la “generatividad”, término acuñado por el Psicólogo estadounidense Erick Erickson, que la define como “como un proceso mediante el cual nos volvemos paternales y creativos y aceptamos el compromiso voluntario de guiar a las nuevas generaciones, ayudando a una autorealización personal”; lo anteriormente definido significa un proceso de suma importancia para el Adulto Mayor por sus múltiples beneficios en todos los ámbitos de desarrollo.

 

Otro concepto relevante es el de “creatividad” que se relaciona con el arte, pero que es aplicable de igual modo a la ciencia, política trabajo, etc. y menos relacionado con la persona y la vida cotidiana, en donde su aplicación es fundamental; la creatividad es un proceso en continuo desarrollo el cual va pasando por distintas etapas paralelamente, esto es de real importancia por sus capacidades y potencialidades.

 

Las etapas son cinco, ellas son: Percepción, Búsqueda de información, Caos, Inspiración y realización, a continuación las veremos de manera más detallada.

 

  • Percepción: es la forma de ver un problema o necesidad, para lo cual la persona debe estar alerta, en especial el Adulto Mayor al conocer sus problemas y ver la forma de solucionarlos.
  • Búsqueda  de información: es reunir el material, estudiarlo, meditarlo o conversarlo, asimilarlo, etc. en búsqueda de una solución a sus problemas cotidianos
  • Caos: es el producto de la crisis generada por la acumulación de material informativo, no hay solución concreta, hay un desorden necesario el cual lleva a replantear toda la situación.
  • Inspiración: es la llegada abrupta de ideas, nociones que permiten encontrar y/o formular una solución.
  • Realización: es el termino de todo, se llega a un producto concreto evaluando y ejecutando, mediante el cual se elabora y aplica solución plausible a la necesidad y/o problema en sí.

 

Mediante lo anterior la creatividad en el Adulto Mayor se desarrolla de tal forma que asume una actitud dinámica como la mostrada por los componentes del Parlamento del Adulto Mayor; a la vez ellos adquieren y desarrollan tres condiciones que se unen a las anteriores, estas son:

 

1)    Apertura a la experiencia.

 

El Adulto Mayor busca protegerse a sí mismo y cuidar su integridad psicológica, su equilibrio y su tranquilidad, esto también puede llevar a caer en actitudes defensivas que los cierra a nuevas experiencias, ideas, sentimientos o deseos que les desagradan. Al estar predispuesto al cambio vía la experiencia el Adulto Mayor capta, percibe los estímulos sin defensas no obstruyendo su acceso y/o distorsionándolos.

 

Esto tiene un significado o consecuencias positivas al ya no percibir bajo categorías predeterminadas, logrando captar a partir de parámetros más amplios, vinculando ideas y pensamientos los cuales a lo mejor no tengan una lógica concreta, mas si una forma creativa.

 

2)    Un foco de evaluación interno.

 

Esto es de mucha importancia para el Adulto Mayor, ya que la fuente de los juicios reside en el individuo mismo y no en el elogio o crítica externa; el Adulto Mayor se pregunta a cerca de la propia satisfacción, de sus sentimientos y pensamientos lo cual no quiere decir que ignore la opinión de los otros. Por lo tanto los Adultos Mayores escuchan atentamente, pero la evaluación y decisión última reside solo en ellos.

 

3)    La capacidad de jugar con elementos y conceptos.

 

Al estar abierto a la experiencia, el Adulto Mayor logra un foco de evaluación interna permitiéndoles jugar con ideas, situaciones o experiencias; de aquí nace la intuición y una visión nueva de la vida.

 

Los Adultos Mayores  por todo esto logran entablar y crear una relación amena con sus pares y con las autoridades al buscar puntos de acuerdos en beneficio mutuo, pero ellos buscan y necesitan una seguridad psicológica para sentirse integrados a la sociedad. Mediante esto desarrollan tres elementos:

 

A)  Aceptar incondicionalmente al individuo: cuando una persona se siente valiosa por derecho propio en y con todas sus características humanas expresa su creatividad: por esto los Adultos Mayores logran ser considerados como entes valiosos y no como una carga para la sociedad.

B) No enjuiciarlo: no hay que enjuiciar a los otros positiva o negativamente, pero si se puede opinar de sus actos  desde una visión personal; esto contribuye a que el Adulto Mayor sea tomado cuenta para distintas cuestiones tanto familiares como en relación a su comunidad.

C) Comprenderlo, ser empático: significa ponerse en el lugar del otro, no enjuiciándolo y aceptarlo tal como es, por esto los otros se dan cuenta que son aceptados de forma sincera y no por obligación o por tolerancia.

 

En fin, vemos que la creatividad es un elemento valioso en los Adultos Mayores por lo beneficioso que ella resulta en esta etapa de la vida; la creatividad es un acto creativo, es una conducta espontanea que tiende a surgir en una persona abierta a todas sus vivencias internas y externas y capaz de ensayar de manera flexible todo tipo de relaciones. De esta multitud de posibilidades semielaboradas, el individuo selecciona la que mejor satisface sus necesidades internas, la que establece una relación más afectiva con el medio, o la que supone una manera más sencilla y gratificante de percibir la vida [5] , desde su condición y/o rol  de Adulto Mayor en la sociedad.

 

Consecuencias de ser Adulto Mayor.

 

Es la primera ocasión en la historia de la humanidad que las personas de la tercera edad o ancianas  alcanzan un volumen tal y proporción igual convirtiéndose en un problema social; el aumento de la cantidad de personas de tercera edad o Adultos Mayores provocada por la disminución de la tasa de natalidad, junto con la prolongación de la vida media de los individuos. Los grupos de edad más jóvenes descienden en las sociedades económicamente más desarrolladas aumentando así el grupo de personas de más edad, esto conduce a un solo  resultado envejecen las personas como las propias sociedades.

 

En la sociedad el trato de la tercera edad se ve a través de tres teorías, una es la del retraimiento basada en la premisa de la satisfacción que se produce tanto en el Adulto Mayor como en la sociedad, el abandono de parte de los Adultos Mayores de la interacción social al llegar a dicha etapa o a la vejez. La otra es la opuesta o la de la actividad en donde los Adultos Mayores para ser personas felices deben mantener sus actitudes y actividades lo más posible por lo beneficioso de aquello. La tercera es la de continuidad que trata a cerca de la multiplicidad de modelos y ajustes, por el estilo de vida de los Adultos Mayores; esto produce un condicionamiento de su vejez. Otras teorías consideran al anciano o Adulto Mayor como una minoría o subcultura por sus actividades cotidianas.

 

La vejez es mayoritariamente femenina, debido a que la mayoría de las personas ancianas son mujeres en las sociedades avanzadas, mas los efectos de la vejez se dejan sentir especialmente en los hombres dado lo dramático que para ellos resulta; también se vincula todos esto al estilo de vida, al nivel de salud, entre otras causas ya que se relacionan con los ingresos, con la forma de obtenerlos y de gastarlos a través de los valores y actitudes desarrollados por las personas, estos va conformando los diferentes modelos de vejez que adoptan y/o mantiene las personas. Uno de los principales problemas de los Adultos Mayores es la salud, porque los problemas relacionados a ellos van en aumento con la edad; en la actualidad por los diversos avances muchas de ellos están en mejores estados de salud, lo cual rompe con el mito o la imagen de que las personas de este período son enfermas e incapaces en todo sentido

 

La familia es fundamental en esta etapa de la vida al ser un grupo social que influye en la socialización construyendo el pilar fundamental en lo material y emocional; se cree que la falta de atención familiar hacia el Adulto Mayor es algo norma, mas en el último tiempo la situación a logrado revertirse al modificarse la familia en su estructura estableciendo lazos nuevos, tanto en lo emocional como en lo afectivo. La atención tradicional hacia los padres ancianos y/o Adultos Mayores se a convertido en una nueva responsabilidad filial con características bien peculiares en la sociedad actual beneficiando y estableciendo un nuevo tipo de relación padres-hijos.

 

Otro elemento a tomar en cuenta para la integración del Adulto Mayor es su hábitat cotidiano, debido a que al pasar la edad ellos tienden a disminuir sus actividades, su interacción social va decreciendo a nivel de intensidad tanto en numero como en variedad de personas con las que interactuan; ellos pasan la mayoría del  tiempo en sus domicilios por distintas razones, mas que cualquier grupo al dar gran  importancia a la calidad del entorno físico y social más próximos a su vida y realidad cotidiana. La vivienda y el barrio son elementos relevantes que influencian tanto positiva como negativamente la calidad de vida de los Adultos Mayores, al otorgarles una seguridad y aislamiento de su grupo social, al considerar como optimo la vida dentro del hogar o vecindario, por el  fácil desplazamiento que tiene al conocer a cabalidad su territorio.

 

Dentro de lo antes dicho, hay que tomar en cuenta el valor emocional que encierra el propio hogar, debido a que es el hogar en donde se ha pasado los últimos años, se han a cumulado recuerdos de todo tipo; la casa constituye un símbolo e indicador de su capacidad de independencia, su privacidad y una satisfacción por su significado. La privacidad permite al Adulto Mayor relajarse, olvidarse de las demandas sociales que deben soportar al interaccionar constantemente al ser esto una verdadera carga o molestia para una parte importante de ellos, al impedirles descansar a plenitud.

 

A pesar de lo beneficioso que resultaría un nuevo tipo de hogar, los Adultos Mayores no aceptan el cambio, lo cual explicaría su actitud de que a pesar de existir muchos defectos e insuficiencias de sus hogares, prefieren seguir en ellos; esto al considerar la vivienda un entorno protector que da a la persona la comodidad  y seguridad física y psíquica básica, para reponer sus fuerzas y reestructurar sus pensamientos. Por lo tanto les permite un ambiente íntimo para mantener su dignidad e individualidad el mayor tiempo posible.

 

Como se expresó anteriormente el avance de la edad conlleva una disminución de relaciones sociales, intergenaracionales, aunque continúan vinculadose con personas de la misma edad; a la vez van perdiendo sus amistades poco a poco por distintos motivos afectándolos cada día más. La teoría de la desvinculación, sostiene que las personas se retiran de la sociedad por la ruptura de relaciones sociales, por el cese de las funciones y por la reducción del compromiso con las normas y valores.

 

En relación a esto último no quiere  decir que las personas se retiran voluntariamente, sino que la sociedad es quien las rechaza por uno u otro motivo, pero esto no significa un rechazo total por parte de los más jóvenes ya que tarde o temprano, ellos van experimentar lo mismo en cualquier contexto sociocultural.

 

La existencia de relaciones familiares y de amistad satisfactorias, son fundamentales para el Adulto Mayor, ya que el vinculo de ellos con su familia provoca una alta satisfacción en donde los parientes, son el nexo de integración social de este segmento poblacional, así también la de amigos, compañeros, vecinos, etc. estableciendo una relación de confianza por lo significativo de ello.

 

Métodos de rejuvenecimiento.

 

A continuación se darán tres elementos vitales para el buen mantenimiento del Adulto Mayor en todo ámbito, los cuales van en directo beneficio de ellos, elaborados por Emilio Mira y López.

 

v    Ejercicio metódico y adecuado. En base a gimnasia o deportes orientados y graduados por criterio médico.

Todo el mundo de cualquier edad, estado biológico puede beneficiarse de este recurso, en especial los Adultos Mayores al mantenerse activos; hay que tener en cuenta que las condiciones de cada uno y que el plan sea elaborado a nivel fisioterápico, por un especialista o un grupo de ellos con el fin de lograr el máximo de beneficios para sí mismos.

 

v    Higiene alimenticia (dietética, corporal e hídrica).

 

Aquí se alude al médico especialista y/o Geriatra el cual indicara el régimen de alimentación conveniente para cada Adulto Mayor, poniendo énfasis en las vitaminas y sales minerales que mejor compensan el lento proceso de desmineralización  que opera en la tercera edad. A esto le acompaña la regularización alimenticia, higiene bucal, un baño tibio diario, lociones cutánicas, reposo tras comidas y no acostarse de inmediato tras haber comido o cenado.

 

v    Examen de control periódico, realizado en el hospital  y/o clínica competente una vez al año.

 

Esto debe tenerse presente, debido a que ante cualquiera complicación por mínima que sea hay que consultar a un especialista por los efectos que esto puede tener; lo anterior es relevante porque al pasar el tiempo surgen o pueden traer tristes consecuencias al no tener consciencia de ello o al dejar pasar la situación. Por lo tanto el rol de los familiares y/o amigos es fundamental aquí, al insistir constantemente para lograr un buen estado de salud.

 

Criterios Específicos para que el Adulto Mayor permanezca integrado a la Sociedad

 

A continuación se darán una serie de criterio para una mejor convivencia y estado emocional, los que contribuyen a aumentar su interacción.

 

I. Aceptar la realidad tal como cual es, enfrentarla objetivamente y hacer lo posible para modificarla en beneficio tanto personal como colectivo.

II.  No querer mandar a los demás, pero no dejar influenciarse por los caprichos de los otros, manteniendo así una buena relación familiar y social.

III. Aceptar los consejos de quienes pueden darlos y ayudarnos y no dar consejos a quienes no los piden o merecen.

IV. Limitar las ambiciones en el buen sentido, buscando la prudencia por las condiciones de salud evitando riesgos innecesarios.

V. Planificar la conducta, no cayendo en lo rutinario y procurar hacerla independiente.

VI. Resolver los problemas que afecten directamente con serenidad y firmeza, no esperando que se hagan agudos como tampoco provocarlos y/o adelantarlos.

VII. Cultivar ordenadamente todas las actividades que nos son cotidianas, adecuándolas al contexto ambiental, social y cultural propio.

VIII.No estancarse en un ambiente, sino tratar de tener varios lugares o ambientes, aprovechar el tiempo al aire libre, en lugares apacibles, soleados, bien protegidos, etc. con el fin de descansar, reflexionar recrearse, pasear, etc.

IX. Regularizar las horas de reposo nocturno y no tomar parte de las discusiones o actividades molestas posterior a la comida o cena.

X. Procurar conversar con personas de la misma edad y/o generación y a la vez con los jóvenes, adultos, niños, etc. entre otros por lo beneficioso que resulta.

 

Hay distintas formas de establecer una recuperación y participación de los Adultos Mayores en la sociedad, a partir de  iniciativas y políticas sociales con el fin de que ellos se mantengan dinámicos por el creciente aumento de este grupo etario. Hablamos de tres maneras de hacerlo, ellas son:

 

(a)   Intentar la recuperación de las personas Adultas Mayores como valores económicos, ubicándolas de tal manera para que vuelvan a ocuparse activamente y útilmente; esto con motivo de que ellas generen algo de riqueza o dinero que les sea útil para su sustento económico, de salud, social, etc. con el objeto de disminuir el déficit que les ocasiona sus gastos en salud, seguridad social entre otros. Tal política es adoptada por la Inglaterra de postguerra, la que luego se expandió a otros ámbitos al lograr una readaptación constante de trabajadores Adultos Mayores, en diversos tipo de trabajo de acuerdo a sus capacidades y aptitudes.

 

(b)  Tratar de que las Municipalidades, el Estado e instituciones públicas suministren fondos para aumentar el número de hogares, centros, pensiones, clínicas y hasta barrios y ciudades destinadas a concentrar a los Adultos Mayores; esto con el fin de que sean más independientes o si por cualquier motivo no quieren o pueden vivir con sus familiares. A todo lo anterior hay que sumar las viviendas, baños, teléfonos, calles, etc. adecuados para ellos, para evitar los accidentes con el objeto de mejorar su calidad de vida.

 

Tales ciudades o sectores se constituyen como “paraísos terrenales” para ellos, al humanizar la ciudad no logrando que se sientan segregados; tal modelo es el adoptado por naciones como Suecia, Dinamarca, Noruega, entre otros países nórdicos.

 

(c)  Propagar y difundir lo más posible las ideas, avances científicos en relación a la vejez, su higiene física y mental, sus posibilidades,  ventajas, peligros; a la vez crear fondos suficientes para dar asistencia tanto económica, médica y jurídica a los Adultos Mayores que no tengan recursos, fomentar las iniciativas privadas como clubes, asociaciones, casa de reposo, etc. con el objeto de crear ambientes agradables, distracciones y/o enseñanzas a los Adultos Mayores, tanto a los activos como a los que están en inmovilidad física o clínica.

 

Estas tres iniciativas dan cuenta de cuanto falta para lograr una real integración de los Adultos Mayores a la vida social, de una sociedad moderna que vive acelerada y que le molesta la presencia de quienes le muestran constantemente que es el fin que a todos nos espera en el futuro.

 

Actividades recreativas.

 

A través de estas se busca que el Adulto Mayor permanezca integrado a la sociedad,  aproveche mejor su tiempo y que se recree y  que sociabilice  con sus  pares de variadas maneras. Estas son:

 

  • Asistencia a espectáculos: arte, deporte, gimnasia, atletismo, cine,   conciertos, musicales, conferencias, exposiciones diversas, ferias, teatro, televisión.
  • Asistencia a clases: culturales, especiales para Adultos Mayores, con recursos audiovisuales y referentes a los más diversos temas de interés.
  • Juegos y deportes sedentarios: ajedrez, billar, pool. Cartas, palabras cruzadas, rompecabezas, puzzles.
  • Práctica de actividades productivas: anotación, copia, cerámica, encuadernación, juguetería, hilandería, jardinería, computación, modelado, música, pintura, redacción de memorias de cuentos o poesías.
  • Lectura de todo tipo y/o género.
  • Paseos, visitas, viajes: pueden ser por medios propios o colectivos, a un medio local o más allá de las fronteras nacionales. Todo esto para que los Adultos Mayores tengan y aprovechen los diversos beneficios existentes.
  • Correspondencia epistolar: se trata de reactivar contacto con los amigos y amigas alejados en el tiempo y en la distancia, con un recuerdo grato logrando rejuvenecer al reanudar dicho lazo existencial.
  • Colaboración en investigaciones: se trata de que los Adultos Mayores ayuden a las investigaciones de distinto tipo, sintiéndose felices al colaborar al transmitir experiencias, viviendas, opiniones, que van en su propio beneficio, al terminar el estudio.

 

Consejos médicos desde la Geriatría.

 

Estos consejos son validos para cualquier Adulto Mayor, tanto sano como enfermo, se exponen con el motivo de que se adopten como parte de la vida diaria.

 

  • Evite los esfuerzos para no tener las fatigas.
  • No basta detenerse cuando se siente cansado, sino hay que hacer pautas frecuentes en cualquier trabajo que se lleve a cabo, tanto físico como mental, debido a que el organismo ya no es tan joven viéndose afectado por movimientos bruscos o por esfuerzos musculares en comparación a uno joven que resiste más.
  • Procure conservar sus hábitos de vida.
  • No trate de hacerse “mala sangre” por nada. 
  • Adopte una actitud comprensiva y tolerante.
  • Procure tener siempre un nuevo proyecto o motivo de ilusión.
  • Asegúrese el necesario reposo tras la comida principal y el suficiente horario de sueño.

 

Con todo lo expuesto se quiere contribuir a que el Adulto Mayor en la sociedad sea aceptado e integrado completamente siendo un actor social activo al llevara a cabo distintas iniciativas y derribar prejuicios en beneficio de toda la población Adulto Mayor. Por lo tanto ellos deben luchar y construir sus espacios de desarrollo a todo nivel por lo relevante que esto resulta, así también por los múltiples beneficios que logran a través de la participación social certera en la sociedad actual.

 

Prejuicios y Errores Comunes con respecto a los Adultos Mayores

 

Esta situación se da al existir un mal concepto y/o desconocimiento de la realidad del Adulto  Mayor en la sociedad actual, lo cual conduce a que este grupo social sea mal tratado o mal comprendido por las generaciones precedentes y actuales al no tener consciencia de que significa ser una Adulto Mayor. Los errores son:

 

1) La sociedad aplica a la vejez la ley del todo o nada.

 

Esto trata de cómo la frontera de la edad señala el sometimiento al criterio primitivo del todo o nada, ya que cada nación establece autoritariamente dicho limite etario; un Adulto Mayor normal que se desarrolla profesionalmente o mediante un oficio se ve súbitamente imposibilitado e invalidado por la sociedad que lo condena de la noche a la mañana por la inactividad, el aburrimiento que experimenta apartándolo del trabajo y retirándolo de todo lugar. Lo anterior deriva en que sea considerado como un parásito de los beneficios u organismos  públicos, de la familia, de la economía, etc. todo esto lleva a una mala asimilación de la población de la tercera edad.

2) La sociedad considera que un anciano vale menos que un joven desde el  punto de vista económico.

 

En igualdad de circunstancias se cree que la vejez es igual a un declive de la productividad tanto en el aspecto físico como en el mental; no es difícil demostrar cual equivocado es este criterio al existir numerosas investigaciones de diverso tipo, que muestran que las variaciones intergrupales de jóvenes y viejos en una multitud de trabajos manuales, semicalificados y profesionales son mayores las diferencias o variaciones intergrupales de los mismos. En ciertos aspectos laborales como la velocidad, los jóvenes parecen exceder a los viejos, pero en otros como la pulcritud, ahorro material, etc. se equilibran o son superados por los Adultos Mayores; esto lleva a que existan mayores diferencias entre jóvenes que entre jóvenes y Adultos Mayores.

3)  La sociedad opina que las personas ancianas no pueden aprender y por esto quedan atrás.

 

A cada momento se escucha que un anciano y/o Adulto Mayor “es una carga”, porque esta preso en el pasado y que son incapaces de adaptarse a las nuevas condiciones y exigencias de la vida moderna; se escucha y se tiene el prejuicio de que las personas de la tercera edad son “demasiadas viejas para aprender” y que optan por aislarse dejando que las generaciones más jóvenes las reemplacen en la lucha por la vida. Lo antes dicho se manifiesta más cuando los jóvenes aprenden, experimentan, más conocimientos y datos en comparación a ellos, mas no quiere decir que su capacidad sea limitada y senil, todo lo contrario al contar con las armas propicias para derrotar y cambiar tal prejuicio en la actualidad.

 

Conclusión

 

Al terminar el trabajo, vemos que los Adultos Mayores en la sociedad chilena son un grupo que va en aumento lo que hace necesario un a serie de políticas sociales a distinto nivel, con el fin de que dicho grupo etario no sea perjudicado en esta etapa de su vida. Si bien los Adultos Mayores han logrado ganarse un espacio, esto no es suficiente ya que falta mucho por hacer en relación a diversos tópicos y áreas sociales en las cuales la carencia es notable.

 

Por lo tanto se necesita una visión multidisciplinaria, debido a que este grupo de personas necesitan una serie de acciones que jueguen a su favor unido a las distintas políticas públicas que se desarrollen en el país para tener un mayor y mejor conocimiento de su realidad social cotidiana.

 

Los Adultos Mayores son un grupo social que en el último tiempo ha ido aumentando por la disminución de las tasas de natalidad y mortalidad principalmente; a lo que se suma una serie de fenómenos socioculturales los cuales afectan a toda la población chilena, por los diversos efectos que ellos provocan. En la actualidad vemos que la población nacional ha ido disminuyendo en relación a los más jóvenes y aumentando el segmento de los adultos y/o ancianos o más bien Adultos Mayores; estos produce que el país adquiera algunas características de los países desarrollados con respecto al tipo de sociedad, lo que a suscitado un interés económico, político, demográfico y científico con respecto al envejecimiento, al reconocerlo como un hecho sociocultural nuevo. En el siglo XX, concretamente en 1956 R. Mehl decía: “que el problema del envejecimiento del hombre sea uno de los problemas más difíciles de resolver para las sociedades futuras”, lo que se demuestra por el decrecimiento de la población de recambio.

 

La categoría de población Adulta Mayor o de Tercera Edad, es un segmento social que busca una nueva identidad, dado lo ambigua que es dicha categorización; deberíamos evitar equipararla con la vejez, porque más que un período de reposo, de ocio o de disponibilidad, el retiro se vive generalmente como una época de decadencia, soledad y exclusión. La mayoría de las iniciativas o políticas públicas destinadas a este grupo, tiene por objeto multiplicar las estructuras de autoorganización, reforzando de tal manera la situación de marginalidad de la población mayor; mas de igual forma les a permitido cultivar una serie de amistades, reforzando así su convivencia social.

 

Hay  crear la consciencia de lo necesario que es  una renovación de la población, junto con tomar en cuenta la calidad de vida de los Adultos Mayores y su rol en la sociedad con el fin de que se logre una buena convivencia a todo nivel social, quedando  por concretar en la realidad social y en las políticas gubernamentales la relevancia  de este segmento poblacional, el cual no va dejar de crecer en este siglo, lo que hace imperioso tomar una serie de medias al respecto, con el fin de que su participación e integración a la sociedad  y su  calidad de vida sean de la mejor manera posible tanto en la sociedad actual como en la futura.

 

 

Discutir este artículo en los foros. (0 envíos)

 

BIBLIOGRAFIA.

  • Bazo María Teresa: “La sociedad anciana”. Editorial Centro de Investigaciones Sociológicas 1990. Madrid, España.
  • Beauvoir de, Simone: “La Vejez”. Ediciones Edhasa. Barcelona 1983, España.
  • Coutier Denise, Yves Camus y Ajit Sarkar: “Tercera Edad Actividades Físicas y Recreación”. Editorial Gymnos, Madrid. España 1990.
  • Mahaluf Jorge, Armando Nader y Rosita Kornfeld M. : “Reflexiones           Psicológicas para el Adulto Mayor”. Programa para el Adulto Mayor, colección Adulto Mayor Vicerrectoría Académica. Pontificia Universidad Católica de Chile 1998.
  • Mira y López Emilio: “Hacia una vejez joven, Psicología y Psicoterapia   de la ancianidad”. Editorial Kapelurz. Buenos Aires, Argentina, 1961.
  • Skinner, B. F. y Margaret E. Vaughan: “Disfrutar la Vejez”. Biblioteca de Psicología, Psiquiatría y Salud. Serie Práctica, Barcelona. España 1986.
  • Zinberg, N. E. e I. Kaufman: “Psicología Normal de la Vejez”. Editorial Paidos, Buenos Aires, Argentina 1989.
  • Diario El Mercurio: 27 de Mayo del 2001. La Medicina y el Envejecimiento: “ Y que cumplas muchos más años...”. Artes y Letras. Elena Irarrázabal Sánchez.
  • Diario La Tercera: 19 de Mayo de 1999. “Chile, una país que crece y envejece”. Udo Joao, Patricia Guerra, Conztanza Díaz y Patricio de la Paz.   

Diego M. Padilla Zelada. Licenciado en Sociología y Sociólogo. Universidad de Concepción. VIII Región. Chile.

NOTAS
  • [1] De Beauvoir, Simone: “La vejez”. Ediciones Edhasa. Barcelona, España 1983.
  • [2] El Mercurio, 27 de Mayo 2001. Cuerpo Artes y Letras, pág. 6.
  • [3] El Mercurio, 27 de Mayo 2001. Cuerpo Artes y Letras. Pág. 7.
  • [4] Termino creado por los autores para comprender la situación de reencuentro entre la pareja,  una vez que los hijos dejan al hogar para conformar su propia vida y familia. Mahaluf, Jorge, Armando Nader y Rosita Kornfeld. “Reflexiones Psicológicas para el Adulto Mayor”. Programa para el Adulto Mayor,Colección Adulto Mayor. Vicerrectoría Académica Pontificia Universidad Católica de Chile. 1998.
  • [5]   Mahaluf, Jorge, Armando Nader y Rosita Kornfeld: Reflexiones “Psicológicas para el Adulto Mayor”. Programa para el Adulto Mayor, Colección Adulto Mayor. Vicerrectoría Académica Pontificia Universidad Católica de Chile. 1998.  

Sepiensa.fundraising
Colabora con el financiamiento de la revista realizando una donación via PAYPAL (transacción segura)

Sepiensa.boletin
Inscribete para recibir información sobre articulos y actividades de Sepiensa [debate.arte.sociedad]

Nombre: E-mail:

 

menu.principal
 pagina.inicio
 pagina.inicio [v3.0]
 temas.sepiensa
 comunidad.sepiensa
 Sepiensa.blog [foros.sepiensa]
 - - - - - - -
 contactanos
 - - - - - - -

nos han leido (desde el 01 de enero 2005)
6884983 Visitantes

Sepiensa.net / Sepiensa.cl es una revista digital dedicada al analisis y debate de ideas respecto al arte y las ciencias sociales por lo que comparte con sus colaboradores su interés por facilitar la discusión aunque no necesariamente los juicios emitidos por ellos.

Si desea reproducir un artículo o comentario publicado en esta revista sirvase enviar un mail a editor@sepiensa.cl


Curatoría Forense

quien.esta.leyendo
Hay 7 invitados en línea

lo+leido
Erotismo y Deformidad.
Fotografía Pornográfica desde sus inicios a la era digital.
El Significado en la Notación Musical
Sociedad y Adulto Mayor: Condiciones Actuales de Desarrollo
Identidad y educación.

Licencia Creative Commons
Creative Commons License
Todos los articulos publicados en la revista, su nombre y diseño gráfico esta licenciado bajo Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.