A los ojos de sus partidario, aún hoy y con la distancia que nos dá el tiempo,
el Gobierno de la Unidad Populart marca el punto más alto de un proceso de
desarollo del arte y la cultura popular en Chile. Lo que es indesmentiblemente
cierto en cuanto al Folklore y más aún en comparación a su total desaparación
de escena durante el Gobierno Militar y la desprotección en que se encuentra en los gobiernos de la Concentración.

Pero hay que recordar que no toda la escena del arte está formada por la cultura popular y, muchas veces, ésta no es más que un aglutinador social que, en términos estrictos, no aporta nada al lenguaje y se mueve en la repetición de sus cánones.

Por otra parte el ¨Arte al servicio de la causa¨ produjo una normalización del
lenguaje del arte que, al mezclarse con otros fenomenos sociales y una fuerte
estigmatización, redujo y simplifico los símbolos de este lenguaje.

A partir de 1974 vivimos en una ¨incultura populista¨, que en contraposición
a la ¨cultura popular¨ implementó el entretenimiento. Que puso lo que faltaba
para la acompañar el pan con circo. Esa es la carga histórica de la que los
artistas han intentado integrar al arte.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *